sábado, 7 de noviembre de 2009

Simple III


Como una galerna fría e impiadosa
asperjando una adarga en ruinas,
miraba el gálibo que está encima
de tu alminar que usas misteriosa.

¿Acaso tienes un almofar cordiforme?
protegiéndote de los telamones oníricos
que habitan en tus arquitrabes marmóreos
buscando tu favor con gritos estentóreos.

¿Podré ser siquiera un simple sufragáneo?
¿Un humilde y recóndito penitente
que sirva de arcaduz esplendente
a mi amor gimiente y, también, extemporáneo?

Sí, no me niegues mi derecho a sesgar
mi impertérrito destino de anacoreta,
dejadme en tu corpórea masía reposar
y, por albur, tomar tu dulzura secreta.

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...