jueves, 28 de enero de 2010

Noches de verano


¿Porqué me gusta Buenos Aires en este verano tan extremo?:

Porque siento que la ciudad está como en animación suspendida, todo se desenvuelve a una velocidad aminorada, como si no hubiera futuro o de haberlo él estuviera lejos…. muy lejos…

Me gusta caminar entre las calles desiertas de la ciudad, con el zumbido de los acondicionadores a todo volumen, escupiendo hacia la calle común su calor privado, ver a la gente adormilada en los rincones de cada esquina esperando que el semáforo de su visto bueno al cruce del pavimento reblandecido después de un día de tensión.

Me gustan estas noches donde no parece que hubiera necesidad de llegar a algún lado en especial, se puede caminar y recorrer los barrios más extraños con esa sensación de que nada nos puede pasar, de que la vida -a pesar de todo- es una insondable caja repleta de misterios dispuesta por Dios para sorprendernos.

No se por qué, pero me gusta esta luna llena que abarrota el cielo con su fulgor nocturnal, me gustan ver las polillas revolotear sobre el fondo de las luces de mercurio en esa danza loca y sin sentido y ver los semáforos cambiar con su impertérrita marcialidad vacía de intenciones sobre las calles desiertas.

Que dure lo que tenga que durar, tengo la certeza de que estaré aquí para esperar lo que sea y se que podré soportarlo sin perder mi sonrisa de verano.

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...