viernes, 2 de abril de 2010

Recuerdos


Veintiocho años, veintiocho años idos
años para descubrir, años para llorar
desde la seguridad de no haber sufrido,
desde la calidez de estar en el hogar

Me miro a la distancia y me veo
tan ingenuo y tan ciego
que no vi lo evidente y sin velo
y ayudé con mi revuelo
a justificar sangre en ese suelo.

Que este dos de abril
sea también Viernes Santo
-donde el Amor fue crucificado-
tal vez ayude a pensar lo actuado
y el olvido retire su manto
que tiñe todo de añil.

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...