domingo, 4 de septiembre de 2011

El principio de la Tormenta


Y sí… lamentablemente tenemos que estar atentos a los signos de los tiempos, tenemos que estar alertas a las más pequeñas señales que el universo nos depara.

Debemos estar bien despiertos para descubrir los ocultos mensajes del cosmos.

Estos avisos no siempre vienen rodeados de una estela de muerte como si fuera un meteorito que impactará en la Tierra, muchos de estas señales son hechos comunes, simples movimientos a los que estamos habituados.

Podemos guiarnos como ejemplo por el famoso “Efecto Mariposa”, el cual duplicado y decuplicado nos enseña que el aleteo de una mariposa en Singapur, termina en un terrible terremoto en Venezuela, el cual genera nuevos aleteos en Singapur y estas vibraciones lepidópteras son la causa de otros innumerables seísmos en las tierras Chavistas…

El resultado final es la economía Singapurense arruinada por una invasión de mariposas y el lago Maracaibo destruido por lagomotos y pequeños tsunamis.

Pero hoy nos ocuparemos de algunas señales que nos haN sido dadas desde hace mucho tiempo: Las Profecías de San Malaquías.

¿Quién es Malaquías?:
·        Nació en Armagh, Irlanda, en 1094
·        En 1123 fue elegido abad de Bangor y un año mas tarde fue consagrado obispo de Connor. En 1132, fue elevado a la primacía de Armagh.
·        Al morir San Celsus, San Malaquías fue nombrado Arzobispo de Armagh en 1132.
·        En un segundo viaje a Roma, Malaquías enfermó llegando a Clairvaux y murió. 
·        Se le atribuyen muchos milagros pero por lo que más se le recuerda es por su don de profecía.
·        Fue canonizado por el Papa Clemente III, el 6 Julio de 1199. Su fiesta se celebra el 3 de noviembre.

¿De que trata su profecía? Pues son 111 lemas, que en dos o tres palabras, sin un solo verbo, encierra la fisonomía de un papa o de una época (tomado de “El Sexto Sello” de Hugo Wast)

En resumen, desde 1143 en adelante, a cada Papa le corresponde un lema… y nos queda sólo un lema (o algo así, más adelante lo analizaremos un poco más), es decir sólo un Papa y luego el fin.

Veamos los últimos:
Flos Florum. La flor de las flores, corresponde a Paulo VI ya que aparentemente en su escudo papal había una Flor de Lis, comúnmente llamada Flor de Flores)
De Medietate Lunæ. De la Mitad de la Luna, corresponde a  Juan Pablo I (1978). Nacido cerca de Belluno (Bel-luno, luna bella). Su nombre era Albino Luciani (luz blanca, lo que sugiere la luz lunar). Su pontificado duró sólo 33 días desde la mitad de la luna hasta la mitad de la siguiente.
De Labore Solis. Del trabajo del Sol o de la fatiga del Sol - Juan Pablo II (1978-2005). También nació un día de eclipse de sol. Otras interpretaciones del lema hablan de la traducción en latín fonético, Labor del suelo; Juan Pablo II trabajó en una cantera en su juventud.
Gloria Olivae. La gloria del olivo. Benedicto XVI (2005). Toma su nombre por San Benito y Benedicto XV.  Los Benedictinos tuvieron una rama llamada los "olivetans". Benedicto XV se destacó por sus esfuerzos por la paz durante la Primera Guerra Mundial.

Luego lo que sigue, no es estrictamente un centésimo duodécimo Papa, sino un pequeño párrafo sobre el último Papa:

«  In prosecutione extrema S.R.E. sedebit. Petrus Romanus, qui pascet oves in multis tribulationibus: quibus transactis civitas septicollis diruetur, et Iudex tremendus iudicabit populum suum. Finis. »

Que vendría a decir:

“Durante la última persecución de la Santa Iglesia Romana reinará. Pedro el Romano, quien apacentará a su rebaño entre muchas tribulaciones; tras lo cual, la ciudad de las siete colinas será destruida y el tremendo Juez juzgará a su pueblo. Fin.

Según leemos en Wikipedia:

Es curioso que, con esa redacción, no se puede determinar quién reinará durante la "persecución final" de la Iglesia; si De Gloria olivæ o Petrus romanus.

En un intento de suavizar el tono milenarista del texto, algunos apologistas han sugerido que en realidad Pedro el Romano es un nombre genérico para todos los papas (en tanto que descendientes del apóstol Pedro) y por tanto no es posible saber cuántos de ellos habrá hasta la Segunda Venida.

También hay quien ha propuesto que el acrónimo S.R.E. no debe usarse en caso genitivo (Sanctæ Romanæ Ecclesiæ) sino en acusativo (Sanctam Romanam Ecclesiam).

En este caso se abren tres nuevas posibilidades, pues la traducción posible podría ser:
·         "(...) [Éste papa] presidirá, en la última persecución, a la Santa Iglesia Romana" (lo que sugeriría un 113º pontífice o más entre De Gloria olivæ y Petrus romanus).
·         "En la prosecución final, la Santa Iglesia Romana regirá" (sin aclarar durante qué pontificado o cual pontífice), e incluso:
·         "En (o bajo) excesiva persecución, reinará la Santa Iglesia Romana".

Como hemos leído, el Fin está cerca o lejos y esto parece no tener una respuesta certera.

Hay señales: hoy en el diario La Nación sale una entrevista al Indio Solari, allí él nos dice:

“….Entonces, en el disco aparece un poco el renegar mío, no contra la espiritualidad, que es otra cosa, sino contra las religiones organizadas. Sobre todo porque forman parte de ese barco que va hacia un iceberg, que todos sospechamos que está por ahí.

Sentimos el perfume de la tormenta, la tormenta todavía no vino, pero si no se modifican rápidamente un montón de cosas, la coraza orgánica va a ser destruida, sea por la explosión demográfica o por la cantidad de chucherías existentes.
…Yo lo veo medio así, que hay una tempestad acechando y estamos todos como en el disco, distraídos en distintas situaciones, creencias del tipo religiosas, amorosas, reclamos de tipo sociales.

Todo el mundo está bailando un bailongo de intereses personales y hay una tormenta que ya tendría que haber estado preparándose alguna manera de resolverla….”

Si el perfume de la tormenta está cerca…. cuánto faltará entonces para la lluvia…

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...