miércoles, 8 de abril de 2009

Ajedrez y Destino


No se si alguna vez mencioné que desde chico supe de mi carencia de una vocación definida, en realidad más o menos todo me cae bien, razón por la cual siempre mis sueños pasaban por situaciones de vida y no de destino laboral.

En general me imaginaba subiendo montañas o descubriendo cosas, pero el tiempo ha pasado, las montañas están bastante lejos y casi todo lo que vemos ya ha sido descubierto, por eso hoy ya me conformo con ser parte de la generación que sea protagonista del primer contacto y siempre y cuando pueda verlo por TN en la comodidad de mi sofá.

Entre las cosas que siempre quise ser y, tal vez sabiamente, se me contradice no dándome ninguno de esos dones, fue jugar bien al ajedrez y ser escritor.

Siempre me atrajo la idea de construir un universo a partir del vuelo silencioso y secreto de la mente, alguna vez leí que Julio Verne nunca salió de París y sin embargo escribió sobre todo el mundo, sobre ese mundo que tenía en si mismo.

Respecto del ajedrez, una vez le pregunté a un amigo -muy buen jugador- por qué a una jugada la llaman Doble Dragón (o algo así) me contestó que algunos ajedrecistas creían ver, en la misteriosa y solemne disposición de las piezas, el sutil dibujo de un dragón atacando.

Esa sensación de poder descubrir algo oculto pero que está a la vista de todos, me deja un estado de satisfacción personal increíble ya que, en algún sentido –de clara vanidad personal–, me pone en el grupo de los “que ven bajo el agua”.

Creo que esto es el origen de mi gusto por los dibujos de Escher, en ellos siempre vemos una primera interpretación simple pero cuando uno se detiene un poco más, comienza a ver otro significado más escondido, casi oculto (en general alguna paradoja geométrica).

Tal vez este "blog" sea una suerte de escritura fantasma, tal vez todo esto también forme parte de una infinita partida de ajedrez ….

- ahora muevo esta torre…
- después abro el caballo…
- perfilo mis peones en orden cerrado de batalla…
- desplazo el alfil negro… (ja…ja… esta partida es mía…)

y de repente escucho una voz tranquila y serena que me dice:

“Jaque”

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...