miércoles, 1 de julio de 2009

Carpe Diem

El otro día vi una propaganda, no recuerdo bien que producto o servicio publicitaba, pero una imagen me quedó en la memoria:

Un muchacho caminaba entre una multitud tan gris como él, de fondo se escuchaba algo como que era el momento de cambiar, y mientras las imágenes mostraban un río de personas tipo oficinistas que iban caminando mecánicamente, nuestro eventual héroe se paraba y en un momento se daba vuelta y marchaba contra la corriente.

Muchas personas damos mucho valor a la opinión externa (o tal vez sea sólo yo) y esa actitud angosta caminos, rigidiza la vida, nos cierra los ojos y nos empieza a pasar una película que no es nuestra vida, sino como creemos que debe ser nuestra vida a los ojos de los demás.

Charly García escribió en una de sus letras mejores:

"...Cuantas veces tendré que morir para ser siempre yo y no ese que duerme tranquilo..."

Y a veces remar contra la corriente es un poco morir, pero también creo que nos abre al mundo, nos obliga a sacar lo único irrepetible que tenemos: es decir Nosotros mismos, nuestra individualidad, nuestra manera de escuchar, nuestra forma de pensar y recomponer la realidad según nuestras ideas.

Toda la película “La sociedad de los Poetas Muertos” habla de esto y de cómo por seguir al rebaño perdemos nuestra oportunidad de “aprovechar el día”, nuestro “Carpe Diem” no es eterno, requiere un uso diario.

En este tiempo en que tuvimos que definirnos en una votación, todo este pensamiento me dio vueltas, ¿Elegir lo que creo con la mente? ¿Optar por lo que siento con el corazón? ¿Distanciarme de mis conocidos por opinar distinto? Muchas veces, estos precios me parecen muy altos.

A un amigo que aprecio le dije: “…seguramente no es obligatorio que de por vida estemos en barcos distintos, es sólo por este viaje, otros puertos seguramente nos esperaran en desembarco común…”

Me doy cuenta que a pesar de las formas, aún quiero caminar con la manada.

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...