domingo, 6 de junio de 2010

Arg - 2050


Año 2010
Caminábamos rápido, cada tanto nos dábamos vuelta con cautela tratando de ver si nos seguían. Teníamos la orden de separarnos en caso de que sospechásemos que estuviéramos siendo vigilados.

Aparentemente, todo estaba en orden. Íbamos por la calle vestidos normalmente, nadie podía sospechar lo que nos traíamos entre manos.

Entramos al edificio luego de dar dos vueltas a la manzana, mi compañero se quedó en la esquina y yo di la vuelta, el tenía su mano dentro de su campera y sostenía su teléfono celular con el número de mi teléfono premarcado, su dedo índice estaba apoyado sobre la tecla de llamar, la idea era que si veía algo extraño hacía la llamada.

En cuanto yo recibiera la llamada, debía tirar mi celular (ya que no tenía sentido quedarse con un aparato que fácilmente sería rastreable, en eso la policía y los grupos de inteligencia eran muy hábiles) y saldría corriendo, siguiendo las normas básicas: no escapar en línea recta y nunca quedarse quieto.

El grupo estaba formado, la moral era impecable, lo más difícil fue reclutar a los médicos y los biólogos, al principio creyeron que era una broma, después cuando vieron nuestra determinación, nos creyeron locos, pero después del 15 de julio se convencieron.

No había que escatimar fondos, el grupo que nos financiaba prefería quedar en secreto, ellos decían que de filtrarse sus nombres todo el proyecto caería.

Lo peor y tal vez lo mejor era que el éxito que buscábamos no sería inmediato, se daría en el largo plazo, todo terminaría en julio del 2050… sí, ya se… ustedes dirán: "quién puede asegurar como va a ser el mundo en el 2050…" pero algo teníamos seguro: La Injusticia, El Despojo que como Nación sufrimos en estos doscientos años no se iba a resolver así por si sólo.

Echando una mirada sobre nuestra dirigencia actual y la que se estaba formando se confirmaban nuestros peores presentimientos, viendo sus ojos embebidos en ansias de dinero y en la búsqueda exclusiva de poder, pero de ese poder con minúscula… no… no hay duda, con gente así ni en el 2100 se iba a producir la tan ansiada recuperación … y ya no se trataba de una cuestión personal, la honra de un país, la dignidad de la Patria era la que está en juego.

También, eramos conscientes de que participar de un plan de más o menos cuarenta años le daba a toda la situación un tono épico, algo propio de la edad media, nos sentíamos como constructores de catedrales, como aquellos que hicieron las pirámides… nuestra obra nos superaría, ella sería nuestro legado a la posteridad.

Todo el grupo se reunió, era una de las pocas veces que estaríamos todos juntos, luego trabajaríamos en una organización celular, dónde cada grupo ignoraba los pasos de los otros, así si uno caía el resto al enterarse se pondría en alerta.

Lo que pocos conocían es que cada grupo tenía otros dos a modo de redundancia, el éxito de la misión no podía ponerse en duda, había que agotar todas las previsiones posibles.

Para saber que todo estaba en orden, una vez por mes, en sitios establecidos con mucho trabajo de planificación, se iba y se ponía una marca en tiza sobre una pared previamente convenida, algo simple que debería pasar desapercibido para todo el mundo salvo para aquellos que eran parte del grupo, la marca era así:
 Ese grupo al ver la marca sabía que todo estaba en orden, y entonces iba a su punto de control y repetía el procedimiento, de esa manera en un día completo todos los grupos estaban al tanto de que todo marchaba según lo planeado.

Al entrar a esta especie de hermandad nos habíamos juramentado a guardar silencio en caso de caer prisioneros, cualquier muerte sería cubierta de inmediato, jurábamos fidelidad al objetivo.

Ahora sólo nos quedaba esperar y esperar, confundirnos con la gente, no olvidar nuestra misión, intentar pasar desapercibidos, esperar….. esperar…..

Año 2017
En una redada que no pudo ser prevista, la actual PCP (Policía de Control Político) nueva heredera de la Secretaría de Inteligencia, atacó violentamente una reunión general, los que estaban presentes se resistieron y la PCP -seguramente bajo ordenes del Gobierno Mundial en las Sombras- mató a casi todos.

Los que pudimos escapar, siguiendo con las ordenes que habíamos memorizados cientos de veces, nos disolvimos, esperando que alguna de las otras células que hubieran quedado intactas pudiera llevar a cabo el plan…

Algunas tardes de invierno, cuando me toma desprevenida la melancolía, voy al centro, con precaución y asegurándome que nadie me sigue, me siento en un locutorio de la calle corrientes, cerca del obelisco, uno que no tiene cámaras y tecleo con firmeza:
 
www.arg2050.wordpress.com 

y me ilusiono.


No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...