sábado, 20 de noviembre de 2010

Simple V

En las sombras abisales
de tu gélido corazón,
por tu mester de mesalina
como abantos infernales
me acrece la sinrazón.

Fruto de una sicalipsis hórrida
te imagino delusiva y deletérea,
ominosa, inclusiva y sin materia
una vestal en imaginería tórrida.

Esplende y deja atrás el rebufo
que cual oscura nigromante
a la huera realidad circundante
cubres con tus fútiles efugios.

Comprende que fuiste moldeada
crepitante, crujiente y restallante.
Que el destino no es azar ni hado,
sólo un océano donde singlar
hasta llegar al Dios que te ha creado.

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...