sábado, 21 de mayo de 2011

Desalojos


Las habitaciones estaban ahí
la casa se oía deshabitada y sola
los viejos muebles color caoba
y los fantasmas rojo carmesí.

Mi pasado se agolpa en sus paredes
mientras la recorro lenta y pausadamente
veo los cuadros de personas ausentes
testigos vanos de muchos amaneceres.

Sobre el polvo por años acumulado
está el rastro que el viento ha dejado.
Sobre el raído piso de pino lustrado
intuyo pisadas que aún no han cesado.

Hoy el presente de demoledor impulso
aparece bajo el ropaje de un discurso
que promete un barrio nuevo y moderno
¿quién duda entre el Cielo y el Infierno?

Pero en nosotros ¿quién piensa?
¿Quién a los fantasmas representa?
Nuestras vidas, nuestras historias.
Los llantos por novias perdidas
las alegrías, las tristezas, la algarabía.

Si hoy pasas por las calles vacías
y sientes que una brisa te acaricia,
no te des vuelta, no es nada...
sólo un alma herida por la avaricia
del corazón inmobiliario de la gente y su malicia.

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...