lunes, 24 de septiembre de 2012

Refutación patriótica

Ustedes pensarán que muchos temas me preocupan, en especial los ligados a la vida política de nuestro País.


Creerán que estoy muy interesado por saber si doce años es poco o lo menos que uno puede aspirar es a dieciséis y luego la eternidad.

Tal vez me supongan consultando como enloquecido la cotización del oficial, el turista, el blue, el contado “con liqui”, o discutiendo en cuanto asado tenga a mano si los chicos deben votar o cosas así.

Ya no me desvela saber si un monotributista puede o no ser dueño de una gran empresa, si los monopolios viven para ocultar la verdad o simplemente cuál es el motivo de que la tarjeta SUBE no pueda cargarse por Internet.

Ciertamente todo eso es importante, todo lo anterior es fundamental para una vida compenetrada de los misterios públicos, pero no… no es mi caso…

Desde hace mucho tiempo, creo que la primera vez que tuve conocimiento del caso (aún no existían las computadoras personales) fue un comentario en la oficina: Un escritor español decía que la única palabra que se podía formar con las letras de “Argentino” era “Ignorante”.

Recuerdo que volví a mi casa y lapicera y papel en mano, lo comprobé con bastante disgusto. Intenté encontrar otras palabras pero en el poco tiempo que le dediqué a esa actividad, que en mi interior era vivida como una gesta libertaria, no llegué a nada en concreto.

El otro día, sin saber como, afloró el recuerdo de esa afirmación.

Pero ahora contaba con los recursos cuasi infinitos de la computación casera. He aquí el resultado de dicha búsqueda.

Primero: ver si la frase estaba. Pues bien, el autor era Jacinto Benavente y Martínez (Madrid, 12 de agosto de 1866 - Galapagar, 14 de julio de 1954) fue un dramaturgo, director, guionista y productor de cine español, Premio Nóbel de Literatura 1922 http://es.wikipedia.org/wiki/Jacinto_Benavente), y la frase fue real.
Cuentan que  fue interrogado sobre la Argentina, era una obsesión develar el punto de vista de este extranjero que se había vuelto tan famoso. Pero el español esquivaba contestar. Su recato, lejos de disminuir el acoso, lo aumentaba. Cuando llegó al puerto para embarcar, en el minuto previo al retiro de la escalerilla, arreciaron las demandas. Entonces disparó un cañonazo: “Armen la única palabra posible con las letras que componen la palabra argentino”. Benavente penetró en el barco y desapareció. Su figura ya no estaba a la vista cuando los que lo habían escuchado pudieron descifrar el acertijo. La única palabra que se construye con las letras de argentino es ignorante.

Segundo: Frente a esto empecé a investigar lo del anagrama: “Un anagrama (del griego ana: de nuevo, y grámma: letra) es una palabra o frase que resulta de la transposición de letras de otra palabra o frase”. Quedaba por descubrir el sentido correcto de “transposición”.

  • Transposición: Es un tipo especial de Permutación.
  • Permutación: En matemáticas, llamamos permutación de un conjunto a cada una de las posibles ordenaciones de todos los elementos de dicho conjunto. Por ejemplo, en el conjunto {1,2,3}, cada ordenación posible de sus elementos, sin repetirlos, es una permutación. Existe un total de 6 permutaciones para estos elementos: "1,2,3", "1,3,2", "2,1,3", "2,3,1", "3,1,2" y "3,2,1".

Tercero: ¿Sería posible encontrar un programa que me permita realizar todos los anagramas posibles con la palabra “Argentino”?. ¡Claro que sí! Existe, hay que visitar esta página: http://wordsmith.org/anagram/advanced.html

Cuarto: Hicimos el anagrama de la palabra “Argentino”. El resultado que arrojó fueron 975 combinatorias posibles en español, muchas de ellas sin un sentido manifiesto. Pero el programa permite establecer algunas condiciones, así que restringimos los parámetros para que sólo muestre las combinaciones que formaban sólo una palabra: Los resultados son cinco únicas palabras: Argentino // Graniento // Ignorante // Nitrogena // Tangerino.

Quinto: Envalentonado con esta refutación a con Jacinto, que mejor que cerrar este triunfo en manos de las infaltables musas poéticas que de tanto en tanto (y a veces o casi siempre) con malos resultados, visitan a este Blog: 

Quisieron hacerme creer
que Ignorante es Argentino
Pero como nacido en Tánger
también soy un Tangerino

No se equivoque Jacinto
Ni se vuelva graniento
No se de con nitrógena
Y quédese en su asiento.


No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...