lunes, 24 de septiembre de 2012

Dos miradas sobre la prostitución



El arte puede ser una fuente legítima de conocimiento de nuestra realidad, tal vez y para expresarlo mejor, no es el arte sino los artistas serían aquellas personas dotadas de una sensibilidad más afinada y de un don para transmitir, quienes nos pueden dar en pocas pinceladas (aunque no sean pintores) un retrato de una realidad que por transitada a veces se nos desdibuja hasta desaparecer.

Conozco desde el Rock Nacional (dejando de lado lo contradictorio de estos dos términos) dos letras que avanzan sobre “la prostitución” como tema, uno es del grupo “Pastoral” y otro de León Gieco.

Empezaré con la canción de Gieco: “Canción de amor para Francisca” que pertenece al disco “4° LP” que salió a la venta en 1978. La letra es la siguiente:

En una casa del barrio San Pedro
Francisca muestra todo su cuerpo
pone el dinero entre sus senos
toma un vino negro y algunas ginebras

Viste
de verde, viste de rosa
y se desviste muy silenciosa

Los l
unes que no trabaja Francisca
con una canastita con flores y su hijita
van a correr por el monte
los caminos y los campos
ella dice que los besos
los gorriones y las flores
los lunes tienen mas perfume

Larala, larala, larara,...laralala


En
una habitación del fondo de la casa
los hombres pasan, los hombres pasan
Nadie le ofrece algún trabajo
porque tienen miedo de quedarse sin ella
Piel de canela, ojos de pasto
cabellos largos y aliento a trigal

Los l
unes que no trabaja Francisca
con una canastita con flores y su hijita
van a correr por el monte
los caminos y los campos
ella dice que los besos
los gorriones y las flores
los lunes tienen mas perfume
Larala, larala, larara,...laralala.

 A mi entender tiene una mirada positiva sobre Francisca y sobre su vida más allá del trabajo, la describe como una madre que quiere a su hijita, que juntas salen los lunes a correr por el monte.

Otro aspecto del acercamiento es el grupo masculino que hace uso del cuerpo de Francisca, pareciera que el punto de vista es como si estuviéramos hablando de una máquina en un trabajo, se percibe una despersonalización, una negación de Francisca como persona, ella está allí y “los hombres pasan, los hombres pasan. Nadie le ofrece algún trabajo porque tienen miedo de quedarse sin ella”.

Ahora vayamos atrás en el tiempo, hasta 1975, Pastoral edita “En el Hospicio” un disco con un aire más extraño, con temas muy “folk” y otros, en especial este, más cercanos al tango.

Dentro de este larga duración, está “Grifana, la mujer”, y aquí va la letra:

Caminás en blanco lenta y sola
te pesan encima todas las horas
el cuarto, la calle y el prestar amor.

Pisás las baldosas que te conocen
pómulos marcando despiertas noches
y el humo que está en tu voz.

Ya es la mañana
en el suicidio de tu vida oscura.

Grifana sos mujer y también mamá.

Madre de mil nenes que no han nacido
madre de mil sueños que se han caído
y empezaron a rodar.

Tu vientre estéril es el motivo
de tu vida oscura
y ésta ya sin luz se te escapa.


En lo personal esta canción me muestra un mundo mucho más triste, más urbano y despiadado, una radiografía de un mundo nocturno y solitario.

Hay un hincapié en la maternidad desde lugares negativos “Grifana sos mujer y también mamá”; “Madre de mil nenes que no han nacido”; y en este contexto arriesga un motivo “Tu vientre estéril”.

Grifana me transmite una tristeza insondable.

Ambas canciones son muy lindas aunque muy distintas.

Aquí van para su disfrute:

Canción de amor para Francisca - León Gieco
(http://youtu.be/4VxsVQ8Pbew)

Grifana, la mujer - Pastoral
(http://youtu.be/XrBORD4GaiQ)

 
 

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...