domingo, 8 de diciembre de 2013

Un paseo en bici con dos sorpresas




Siguiendo con el proverbio:
“Si la posteridad no va a Sector Invisible, Sector Invisible va hacia la posteridad”

Este domingo -por la mañana, previo a una tormenta (al menos eso es lo que parece) que amenazaba pero no se activaba- este blog tomó su ecológico vehículo y salió por los barrios cercanos a buscar lo oculto, lo dejado de lado por nuestra cultura “mainstream”.

Y así, misteriosamente, encontramos dos hitos urbanos al precio de una sola bicicleteada.

Dando vueltas por el barrio de Agronomía, en sus profundidades que semejan un oasis de calma, sin ruidos de autos, ni gritos desaforados, ni piquetes justicieros, ni represiones de Gendarmería, la Federal o la Metropolitana, allí, oculta entre calles laberínticas, en el medio del Barrio Rawson (que ni sabíamos que existía) encontramos la Plazoleta Carlos de la Púa. Averiguando en la porteña Wikipedia, leemos:
Carlos de la Púa, cuyo nombre original fue Carlos Raúl Muñoz y Pérez (La Plata, 14 de enero de 1898 - 9 de mayo de 1950 fue un poeta y periodista argentino, también conocido como el Malevo Muñoz. Publicó dos libros, uno de narrativa, totalmente perdido que se llamó "El sapo violeta" y otro de poesía llamado La crencha engrasada, y fue uno de los máximos exponentes del lunfardo. Amigo de Gardel, de Raúl González Tuñón (a quien llamaba el otro poeta suburbano) y de otros intelectuales y artistas de la época como Nicolás Olivari, Jorge Luis Borges, Enrique González Tuñón, Aníbal Troilo, Roberto Arlt, Enrique Cadícamo, frecuentaba los más bajos fondos del Buenos Aires de entonces. Se basaba en estibadores portuarios, obreros de todos los oficios, delincuentes, prostitutas, personajes de la noche, que luego pasaban a sus versos en el lenguaje natural de ese mundo marginal. Sus poemas están escritos en lunfardo.

 La plazoleta es pequeña, con un mástil y, por lo menos este domingo, un poco dejada de la mano del cuidador:
Y enfrente de la misma, una construcción acorde con el barrio, en la dirección Gra. José Gervasio Artigas N°: 3246 (justo en la esquina aparece la calle: Julio Cortazar)
 

 Sí, ni más ni menos, la vivienda donde habitó por un tiempo Julio Cortazar (y he aquí la placa para documentar el hecho):
Mapa:

--------------------------------------------------------


De Carlos de la Púa, rescatamos esta poesía lunfarda, muy acorde en estos tiempos:
Hermano chorro

Hermano chorro, yo también
se del escruche y de la lanza...
la vida es dura, amarga y cansa
sin tovén.

Yo también tengo un laburo
de ganzúa y palanqueta.
El amor es un balurdo
en puerta.

Con tal que no sea al pobre
robá, hermano, sin medida...
Yo se que tu vida de orre
es muy jodida.

Tomá caña, pitá fuerte,
jugá tu casimba al truco
y emborrachate, el mañana
es un grupo.

¡Tras cartón está la muerte!


Destacamos el giro de clase: “Con tal que no sea al pobre / robá, hermano, sin medida” hoy se ha perdido hasta ese mínimo decoro, hoy el pobre roba al pobre, el vecino roba al vecino y el olvidado roba al olvidado.

De Cortazar no destacamos nada…. Ya todo el mundo lo ha hecho….

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...