viernes, 17 de marzo de 2017

Nuestro destino universal



Tal vez haya un principio de armonía en el universo.

Y así, sin darnos mucha cuenta de ello, a lo largo y a lo ancho de todo lo visible se despliega un plan secreto de distribución uniforme de bondades y maldades, de habilidades y de carencias.

Así como un viejo chiste habla de una hipotético proceso de búsqueda de equilibrio que hizo que por un lado a nuestro país le correspondiera un conjunto de bellezas naturales, los cuatro climas y muchas cosas de ese estilo, como contrapeso se afincó en él nuestro actual grupo humano, con sus virtudes y sus incontables defectos.

Entonces, la temática ovni no podía estar ajeno a este reparto, y así como en otros países más desarrollados les tocaron estos famosos círculos de cultivo:

 
A nosotros, en el fin del mundo, nos tocaron estos, tal vez un poco más toscos y menos elaborados pero muy a tono con nuestra impronta cultural:


 Estos son, así de directos y simples, nuestros cículos de cultivo de Cármen de Areco, estos nos hacen pensar en cuál sería el sentido de mensajes elaborados, cifradas y oscuras metáforas, discursos crípticos sobre el destino del universo.... No, nada de eso, nuestros extraterrestres simplemente nos dicen: ¡¡¡ Aquí estamos y, como ustedes, somos bien simples !!!

A ese mensaje, solo podemos contestar: ¡ Bienvenidos !

No hay comentarios.: