viernes, 1 de noviembre de 2013

Simple X



Me sorprendiste con las balumbas
de tu corazón y ahí moviste tu badil
y mi cuerpo ardiente se te abarloó
y bebí cual si fuera un caneco vil

El trofismo de tus sentimientos,
como atroz rutina del cangilón,
fue el eterno proemio de amor
que me deshizo sin aspavientos

¡ Oh sutil dríada de mis sueños!
¡ Oh carcelera de alma frescal !
Temo que de tu vida mortal
muchos quieran ser tus dueños

Pero en el proscenio de mi vida
me insuflo de esperanza
y así avanzo a ultranza
sabiendo que en mi tu amor anida

No hay comentarios.:

Otros



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...